Portal de Transparencia de FeSMC-UGTMultiservicios NO Logo FeSMC-UGT
Jueves, 21/09/2017 08:52h
RSS de Portada
Portada > noticia
PAREMOS LA VENTA DE BANKIA Y BMN

Un modelo de banca pública que debe definir su función y objetivos

25/04/2017 | FeSMC-UGT | Financiero, Seguros y Oficinas

Uno de los debates que ha generado la crisis económica en el ámbito financiero ha sido la necesidad y viabilidad de una banca pública como instrumento para la prestación de un servicio con orientación social que vele por los ahorros de las personas, sin especular, y articule instrumentos que contribuyan a consolidar –sin asumir riesgos pero sin buscar, obsesivamente, la máxima rentabilidad– el proyecto de vida de los trabajadores y las trabajadoras de un país. También para facilitar recursos financieros a pequeñas y medianas empresas, y autónomos, que no pueden acceder al crédito en la banca privada.

Sin embargo, no todos los agentes económicos, políticos (sí los sociales) comparten la necesidad de una banca pública; tampoco el modelo o los objetivos de ésta. Y así se reveló ayer, 24 de abril, en el multitudinario acto celebrado en la sala Ernest Lluch del Congreso de los Diputados, en Madrid, dentro de la campaña “Paremos la venta de Bankia y BMN”, promovida por plataformas sociales, partidos políticos progresistas y sindicatos –entre los que se encuentra UGT–, donde pudieron escucharse, de forma mayoritaria, análisis y opiniones que abogaban por la creación de una banca pública a partir de la consolidación de dos entidades como Bankia y Banco Mare Nosrum –participadas, aproximadamente, en un 65% por el Estado tras el rescate económico que provocó la crisis del sistema financiero español– que, lejos de venderse (o malvenderse) a la banca privada, deben pasar a ser el pilar sobre el que se articule un modelo de banca pública que recupere un perfil social y una reputación pérdida para la actividad bancaria tras las malas prácticas de las entidades financieras durante los años de vino y rosas que concluyeron, abruptamente, con el estallido de la burbuja inmobiliaria.

Para Miguel Ángel Cilleros, secretario general de FeSMC-UGT, aquel estallido y la dilatada crisis económica posterior tuvieron, como primeros damnificados en el sector financiero, a los 80.000 hombres y mujeres –trabajadores de Banca y Ahorro– que perdieron su empleo. Quizás por ello, los primeros que “quieren ser garantes de un modelo financiero de perfil social y vocación pública” son los propios trabajadores del sector. La única manera de lograr esto, en opinión de Cilleros, es a través de un modelo de banca pública.

Sin embargo, también se deslizaron algunos interrogantes sobre la utilidad de la banca pública cuando no se definen bien su función y objetivos. En este sentido, Santos Ruesga, catedrático de economía aplicada en la UAM, tras un pormenorizado repaso al origen y evolución de las cajas de ahorro en nuestro país y de determinadas entidades financieras públicas especializadas en sectores productivos concretos, se preguntaba “¿Para qué queremos una banca pública?”. Su respuesta, impregnada por el pragmatismo, ponía el foco en la necesidad de repensar la función y objetivos de Bankia y BMN porque “si estas entidades van a tener el perfil de un banco comercial, no tiene mucho sentido que sean públicas”.

En este sentido, Nuria Alonso, profesora de economía de la Universidad Rey Juan Carlos, dejó claro que “la banca pública tiene que formar parte de la estrategia de desarrollo económico de un país”.  Para esta profesora y antigua analista del ICO (Instituto de Crédito Oficial) el Estado debe dotarse de instrumentos crediticios solventes que contribuyan al crecimiento económico de un país atendiendo las necesidades de aquellas pequeñas y medianas empresas que no pueden encontrar apoyo financiero a sus proyectos en determinados sector productivos.

Una de las intervenciones más críticas con el modelo financiero español y los excesos perpetrados por las entidades (desahucios, cláusulas abusivas, falta de transparencia, información fraudulenta…) fue Carlos Sánchez Mato, economista y Concejal de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, que, tras apelar a la importancia de definir empíricamente un diagnóstico acertado para determinar el problema y las posibles soluciones que tiene nuestro sistema financiero –porque el problema bancario en nuestro país “está contenido, pero no está solucionado” – , exigió el final de “todas las ayudas públicas a las entidades bancarias privadas” y la importancia estratégica de apostar por un modelo de banca pública, sin renunciar a definir correctamente la función y objetivos de ésta.

Los diputados presentes en el acto –PP, IU, ERC, Equo, En Marea y Compromís; no estuvieron ni PSOE ni Ciudadanos–– coincidieron mayoritariamente en su análisis crítico y  apoyaron la necesidad de un modelo de banca pública para nuestro país (el PP, en un gesto de equilibrismo discursivo, no compartió la idea mayoritaria aunque sí defendió la necesidad de instrumentos como el ICO).

Tras finalizar el encuentro, el responsable del sector Financiero, Seguros y Oficinas de UGT, Roberto Tornamira, confirmó la importancia de actos como el celebrado en la sede de la soberanía nacional y de todas las iniciativas que se están promoviendo en favor de la viabilidad de Bankia y BMN como entidades públicas, mostrándose, además, crítico por la incompetencia de los reguladores, como el Banco de España, que no supieron poner freno a los excesos y abusos de un sector que, ahora más que nunca, debe contar con la participación del Estado para recuperar la confianza de los ciudadanos en un sistema financiero que debe ser sensible no sólo a criterios economicistas sino sociales.

Convenio Colectivos financiero
Boletin Sectorial nº 1 FSO
Financiero.
FeSMCUGT UNI UGT Confederal ITF IUF-UITA-IUL ugt