El diálogo social europeo y el desarrollo de la solidaridad entre generaciones de trabajadores

En estas jorandas se puso el foco, especialmente, en el sector financiero y las asimetrías que existen en las condciones laborales y profesionales de los jóvenes trabajadores y aquellos mayores de 55 años.

La pasada semana se celebró en Valencia un importante evento de perfil laboral bajo el título “El diálogo social europeo y el desarrollo de la solidaridad entre generaciones de trabajadores”, en el que se puso el foco, especialmente, en el sector financiero y las asimetrías que existen entre los jóvenes trabajadores y aquellos mayores de 55 años.

En este sentido, resultó especialmente relevante la aportación del responsable del sector Financiero, Seguros y Oficinas de FeSMC-UGT, Roberto Tornamira, quien expuso las conclusiones de la reciente encuesta llevada a cabo por el Sindicato sobre esta cuestión.

Tornamira aportó algunos datos, procedentes de la encuesta, que resultaron muy ilustrativos como, por ejemplo, que el 34% de los trabajadores y trabajadoras del sector financiero  está desempeñando un trabajo que no concuerda con su formación académica; el 37,65% de los encuestados manifiesta que sus condiciones laborales no son respetadas, y casi un 30% las desconoce; un 71,62% de los jóvenes trabajadores manifiesta que hay que luchar por una contratación indefinida, estable y con derechos. Por último, el 84,21% pide que se respete la conciliación de la vida laboral y familiar, y respeto a los descansos pactados y por el control horario.

Las jornadas también pusieron de manifiesto una demanda cada vez más amplia entre los jóvenes trabajadores del sector financiero: la focalización prioritaria en actividades comerciales que, en muchas ocasiones, ponen de manifiesto la escasa atención que merece la formación y cualificación de esos trabajadores para otro tipo de tareas o funciones en el ámbito financiero.

También resultó de especial interés la puesta en común de las distintas experiencas sobre cómo se está implementando en varios países europeos la Directiva MIFID II y las discrepancias que, en el caso español, está generando respecto al criterio del regulador (CNMV) y otros agentes del sector, como los propios sindicatos, al dejar a criterio de las propias entidades algunos aspectos en la aplicación de esta Directiva.