La plantilla de CaixaBank en Granada califica los despidos como brutales y salvajes

La plantilla de CaixaBank en Granada califica los despidos como brutales y salvajes y exige a la Dirección que atienda las propuestas sindicales en la negociación

Este jueves, 20 de mayo, en el “cubo”, antigua sede de CajaGranada, se ha celebrado una concentración de los trabajadores y trabajadoras de CaixaBank en protesta por los despidos anunciados tras la fusión con Bankia, y organizada por todos los Sindicatos con presencia en  dicha entidad bancaria, entre ellos UGT. El ERE que CaixaBank ha planteado (8.291 personas en total)  afectaría a 1.051 trabajadores en Andalucía con despidos forzosos, siendo la provincia de Granada la más afectada por estos despidos en términos absolutos, con 279 trabajadores perjudicados (el 26% de la plantilla). Y todo ello, con unas condiciones miserables, sin voluntariedad, y además modificando a la baja las condiciones laborales, con lo que sin duda se compensarán las exageradas retribuciones de la dirección de la entidad bancaria.


Desde UGT se aclara que esto no se hará con el consentimiento del Sindicato, y que si de verdad quieren que haya consenso, debe empezar a escuchar las propuestas de los sindicatos en la mesa de negociación. Con la excusa de la fusión, han aprovechado la ocasión para hacer unos recortes de plantilla exagerados, que no se corresponden con la prestación de un servicio de calidad para los clientes, ni con la carga de trabajo que deberá acometer la plantilla que se queda, sino que obedece más bien a un cálculo de rentabilidades y costes.

Por ello, el Sindicato se reafirma en el rechazo a los despidos forzosos, a las medidas traumáticas y al recorte de las condiciones laborales que pretende la Dirección,  a la que llama a entrar en razón, ya que lo que hay hoy en día sobre la mesa es inabarcable e inaceptable y no corresponde el con esfuerzo de la plantilla, que ha dado como resultado los miles de millones de beneficios. La postura de la parte social es clara, voluntariedad y homologación, y no la “puñalada” que la dirección pretende dar a la plantilla, con una propuesta que supone un recorte de derechos y prestaciones a la altura del mayor atropello laboral que ha visto el sector financiero de nuestro país.

No se van a permitir por tanto desde UGT ni los despidos forzosos ni la  precarización de las condiciones socio laborales de la plantilla,  mientras la directiva se lucra con la incertidumbre, el miedo y la angustia de miles de familias,  que en vez de ser un ejemplo de entidad socialmente responsable prefiere ser un ejemplo de entidad super rentable a costa de destruir el activo más importante que tiene, que es su plantilla.